Salud

Un informe descarta el anisakis en la trucha, ya que los peces de agua dulce están libres de este parásito

Los primeros casos de la enfermedad en España comenzaron a registrarse en 1991.

Un estudio de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Santiago revela que la trucha está libre del posible contagio de anisakiasis porque los peces de agua dulce no pueden tener este parásito.

El Departamento de Patología Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Santiago, en colaboración con Atrugal, Asociación de Defensa Sanitario-Ganadera y Organización de Productores en el Sector de la Trucha, ha elaborado un completo informe para confirmar a los ciudadanos la completa seguridad que existe en al consumir trucha o cualquier pescado de agua dulce frente al riesgo de contagio de anisakiasis.

La anisakiasis es una enfermedad ocasionada por la ingestión de nematodos del género anisakis. Se trata de un proceso transmitido por peces y cefalópodos de origen marino. "Nunca se han encontrado parásitos del género anisakis en peces de río (trucha, barbo, perca), ya que las posibilidades de contagio son nulas", señala el informe. Por lo tanto, el estudio avala que las recientes medidas adoptadas por la Administración para evitar el contagio de la anisakiasis, sólo son aplicables a las especies marinas.

Máxima seguridad

El informe elaborado por los profesores titulares de Zoonosis del Departamento de Patología Animal: Rita Sánchez-Andrade Fernández, Gonzalo Fernández Rodríguez y Adolfo Paz Silva, destaca que el consumo de especies cultivadas es una "medida excelente" para la prevención de la anisakiasis.

"El engorde del pescado en las piscifactorías se realiza a base de harinas y aceites de pescados. Estos productos se obtienen mediante el cocido y molido del pescado crudo fresco, por lo que el tratamiento térmico asegura la eliminación de posibles larvas de anisakis", recoge el informe.


De interés:

Datos. La anisakiosis se diagnosticó por primera vez en Holanda en 1955, por consumo de arenque ahumado y, concretamente en España, los primeros casos comenzaron a registrarse en 1991

Anisakiasis. Es una enfermedad frecuente en todo el mundo causada por la ingestión de larvas infectivas de nematodos de la familia Anisakidae, como puede ser el género Anisakis.