Salud

Un test genético podría ayudar a conocer la posibilidad de curación de pacientes con hepatitis C

04-II-2010. El virus de la hepatitis C afecta a más de 170 millones de personas en todo el mundo y se vuelve crónico en el 80 % de los casos

Un test genético podría predecir la capacidad de curación de la hepatitis C, tanto en pacientes monoinfectados como en coinfectados por VIH, según una de las conclusiones del estudio llevado a cabo por Norma Ibón Rallón y un equipo de investigadores del Hospital Carlos III de Madrid,

El virus de la hepatitis C afecta a más de 170 millones de personas en todo el mundo y se vuelve crónico en el 80 % de los casos. El tratamiento estándar, a base de interferón y ribavirina, tampoco logra curar a todos los pacientes. Así, se estima que entre un 70 y un 80 % de los infectados sólo por el virus de la hepatitis C se curan, mientras que tan sólo lo logran la mitad de los coinfectados por este virus más el del VIH -un grupo muy numeroso-.

Entre los factores que reducen las posibilidades de curación, además de la coinfección con VIH, se encuentran características individuales del paciente, como el sexo responden mejor las mujeres al tratamiento; la edad, siendo los más jóvenes los que tienen mejo; o las enfermedades subyacentes del hígado, que complican el proceso.

Seis genotipos

El virus de la hepatitis C tiene seis genotipos. De hecho, se sabe que los infectados con los genotipos 2 y 3 responden mejor al tratamiento, pero en España prevalece el subtipo 1 del virus, que tiene una respuesta peor, señalaron los responsables del estudio.

Un grupo de investigadores de Estados Unidos estudiaron hace unos meses la secuencia completa del genoma humano. Se encontró una característica en un gen, una serie de polimorfismos en una región cercana al gen de la interleucina 28-B, que determinaba la curación: si un paciente tenía una de las formas del polimorfismo, el paciente se curaba con el tratamiento.

Evaluación de polimorfismo

En el Hospital Carlos III de Madrid, el equipo de profesionales del servicio de enfermedades infecciosas, liderado por el doctor Vicente Soriano, se encuentra a diario con el problema del tratamiento de la hepatitis C a pacientes coinfectados con el VIH, la mayoría, además, con el genotipo 1, de peor pronóstico.

"Si se instaurara de rutina la evaluación de este polimorfismo, de esta característica del gen, esa información les daría a los médicos una herramienta útil para decidir comenzar con el tratamiento o no", explica la doctora Norma Rallón.

"Si se combina esta evaluación genética con el resto de factores del paciente (el genotipo viral, edad, sexo, etcétera), se puede elaborar un modelo que sirva a los médicos para prever con mayor certeza si merece la pena someter a tratamiento a un paciente, sabiendo que tiene más posibilidades de curarse si tiene ese 'genotipo protector'", agregó.


Lo más destacado

Un test genético podría predecir la capacidad de curación de la hepatitis C, tanto en pacientes monoinfectados como en coinfectados por VIH.

El virus de la hepatitis C afecta a más de 170 millones de personas en todo el mundo y se vuelve crónico en el 80 % de los casos.