Salud

El tratamiento de la dermatitis atópica debe adaptarse a las necesidades del paciente

25-IX-08. Nuevos datos clínicos apoyan una respuesta terapéutica favorable para los glucocorticoesteroides modernos

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica inflamatoria y pruriginosa de la piel, y es una de las afecciones que afecta a mayor número de personas: se estima que la sufren el 20% de los niños menores de 5 años (de ellos, un 10% presentará manifestaciones de la enfermedad en la edad adulta). Es, por tanto, un problema sanitario de gran magnitud que no sólo produce síntomas cutáneos y pequeñas molestias, sino que disminuye sensiblemente la calidad de vida de las personas que la padecen. Por ello, el éxito del tratamiento debe considerarse no sólo desde un punto de vista clínico, sino también desde la perspectiva del paciente.

Así se puso de manifiesto durante el Simposium satélite organizado por Intendis en el marco del Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología que se ha celebrado en París, en el que los expertos incidieron en que los factores de éxito del tratamiento de la dermatitis atópica van más allá de la eficacia probada y de la tolerabilidad de los fármacos, y deben adaptarse a las necesidades de los pacientes para mejorar su cumplimiento.

Una sola aplicaación diaria

“Especialmente en la dermatitis atópica, necesitamos trabajar con nuestros pacientes para lograr el cumplimiento terapéutico a largo plazo”, comentó el Profesor Thomas Ruzicka, de Munich (Alemania) durante el Simposio. “Cada paciente es diferente, por lo que la clave está en diagnosticar con precisión el tipo de dermatitis atópica que padece cada uno, y poder administrarle no sólo el fármaco más conveniente, sino también la formulación más adecuada para que reciba los beneficios que necesita en un protocolo de tratamiento aceptable”, añadió.

Por tanto, los fármacos que tratan de forma eficaz la dermatitis atópica y tienen un excelente perfil de seguridad, como el moderno glucocorticoesteroide MPA (aceponato de metilprednisolona, un corticoesteroide no halogenado, de nombre ADVENTAN®), tienen que estar disponibles en una amplia gama de formulaciones (crema, pomada, ungüento, emulsión y solución) para poder tratar todos los tipos de piel y todas las fases de la dermatitis atópica. Con ello se puede adaptar y ajustar el tratamiento de elección a las condiciones de la piel del paciente y a la localización de las lesiones sin necesidad de cambiar el principio activo.


De interés

Beneficios del tratamiento en niños y adolescentes. La MPA ha sido comparada con fármacos que son también utilizados actualmente para tratar la dermatitis atópica. Por ejemplo, se ha comparado la eficacia de una aplicación diaria de MPA 0,1% pomada y dos aplicaciones al día de Tacrolimus 0,03% pomada en niños y adolescentes con dermatitis atópica aguda severa y muy severa2. MPA y tacrolimus fueron igualmente eficaces al ser valorados globalmente por los investigadores (IGA). Sin embargo, cuando se tuvieron en cuenta el área de eccema e índice de severidad (EASI), así como la intensidad del picor y la calidad del sueño, se observaron ventajas significativas a favor de la MPA.