Salud

Las nuevas técnicas radiológicas aportan mayor rapidez y seguridad en la reconstrucción de la mama con colgajo abdominal

04-IV-07. La utilización de un TAC de última generación permite conocer antes de la cirugía la vascularización del tejido que se va a trasplantar

La aplicación de un TAC (escáner) de 64 cortes aporta mayor rapidez y seguridad en el procedimiento quirúrgico para reconstruir una mama mastectomizada (extirpada debido a un proceso canceroso), mediante un tejido de piel y grasa abdominal de la propia paciente, denominado colgajo DIEP. El desarrollo de las nuevas técnicas radiológicas que ofrece un angio-TAC, con imágenes del sistema vascular en tres dimensiones, permite tener un conocimiento exacto de la anatomía de la paciente antes de la intervención, cuestión fundamental para el éxito de la reconstrucción mamaria.

El colgajo DIEP permite la reconstrucción de la mama, incluso, durante el mismo procedimiento quirúrgico en el que se realiza la mastectomía, explica el doctor Emilio García-Tutor, especialista del departamento de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de la Clínica Universitaria de Navarra. El concepto básico que maneja esta técnica es que un solo vaso sanguíneo (perforante musculocutánea) es capaz de irrigar una gran superficie cutánea, describe el especialista. El procedimiento posibilita el trasplante de la piel y grasa situadas bajo el ombligo, allá donde sea necesario.

El TAC, por su parte, permite localizar en el colgajo los vasos sanguíneos perforantes, que se utilizarán después en la reconstrucción de la mama. De este modo, con las imágenes obtenidas “se puede plantear de forma individualizada cuál es la mejor alternativa quirúrgica en cada paciente”, asegura el doctor Alberto Alonso, del servicio de Radiodiagnóstico de la Clínica Universitaria.

Rapidez y seguridad

El procedimiento quirúrgico cobra así mayor rapidez y seguridad al conocer el facultativo de antemano las características de vascularización del tejido que se implantará en la mama. Durante la cirugía, el especialista deberá seccionar y clampar el vaso. Después lo trasplantará junto al colgajo para unirlo al sistema vascular de la zona mamaria que se deberá reconstruir. Con las imágenes tridimensionales el cirujano obtiene una visión global, no sólo de la anatomía vascular, sino de todo el área quirúrgica, en este caso de la pared anterior del abdomen, pudiendo observarla desde todos los puntos de vista.



Lo más destacado

Ventajas del tejido propio. La reconstrucción de la mama mediante la implantación del colgajo DIEP aporta importantes ventajas frente a otras técnicas empleadas. Entre sus beneficios figura la recreación del volumen mamario sin necesidad de emplear prótesis, sino con el tejido de la propia paciente, indica el doctor García-Tutor. Además, la reconstrucción de la mama realizada con tejido propio proporciona generalmente unos resultados más naturales. Evita las complicaciones que puedan derivarse de una prótesis de silicona, además de obtener el beneficio añadido de mejorar el contorno abdominal.