Salud

Las ventajas de las plantas medicinales

28-XII-07. Un mal uso de este tipo de terapias puede dar lugar a problemas de salud.

SLas plantas medicinales son remedios seguros y eficaces para tratar algunas patologías. Sin embargo, un mal uso de las mismas puede dar lugar a problemas de salud.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) definió “planta medicinal” en 1978 como cualquier planta que, en uno o más de sus órganos, contiene sustancias que pueden ser utilizadas con finalidad terapéutica o que son precursores para la semisíntesis químico-farmacéutica.

Las plantas medicinales, junto con otros remedios de origen animal y mineral, constituyeron el primer arsenal terapéutico del que disponía el hombre para tratar sus dolencias, informan desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Sin embargo, ya desde épocas ancestrales, estas plantas no eran administradas como tal, sino que el hombre elaboraba preparados con el fin de mejorar su aplicación, favorecer su conservación u ocultar alguna característica organoléptica desagradable. Algunas de estas preparaciones, como las infusiones, los emplastos y cataplasmas, e incluso extractos realizados con vino, aparecen ya descritas en textos de la antigüedad, indicando qué operaciones debían realizarse para su obtención.

La industria farmacéutica actual utiliza muchas de las operaciones tradicionales para obtener los medicamentos a base de plantas medicinales, aunque gracias al nivel tecnológico alcanzado actualmente, se ha podido mejorar la eficacia y calidad de estos procesos, obteniéndose mejores rendimientos. No hay que olvidar que las “plantas medicinales” son “medicamentos” y tienen que ser considerados como tal por los profesionales sanitarios y la población. Deben pasar por los mismos filtros farmacológicos que los productos de síntesis: los ensayos, siguiendo el método científico, deben garantizar su actividad terapéutica.

Es cierto que las plantas medicinales y sus derivados suelen presentar un margen terapéutico amplio, pero eso no significa que estén exentas de efectos adversos, interacciones y contraindicaciones. Como normas generales, y con el fin de fomentar el buen uso de las mismas, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos dan algunas recomendaciones, que si bien no difieren mucho de la utilización del resto de los medicamentos, muchas veces se obvian por el hecho de considerarlas más inofensivas:

- Las plantas ricas en mucílagos deben administrarse con una cantidad suficiente de agua.
- Las plantas con acción sobre el sistema nervioso central no deben ingerirse con bebidas alcohólicas.
- Las plantas ricas en fibra pueden disminuir la absorción de otros fármacos, por lo que habría que distanciar la toma de ambos, por ejemplo, en una hora.

Sin embargo, existen pocos datos acerca de interacciones en las que se vean implicadas las plantas medicinales, debido a múltiples factores: falsa seguridad de las plantas medicinales, variabilidad de la composición cualitativa y cuantitativa, y escasa utilización de plantas en pacientes hospitalizados y polimedicados, que son los individuos en los que predominan las interacciones farmacológicas.



Lo más destacado

Recuerde. Las plantas medicinales son remedios seguros y eficaces para el tratamiento de síntomas y patologías leves. Sin embargo, en ocasiones, un mal uso de las mismas puede dar lugar a problemas de salud.