Salud

Los expertos recomiendan seguimientos preventivos para evitar las amputaciones en pacientes afectados con pie diabético

1-IV-08. Alrededor de 300.000 personas podrían desarrollar en España esta enfermedad, una complicación que conlleva la aparición de heridas y úlceras en los pies y que, en algunos casos, puede provocar incluso la amputación

El pie diabético es una de las complicaciones más extendidas entre los pacientes con diabetes mellitus y una de las causas más importantes de morbilidad y discapacidad en la sociedad moderna, ya que puede llegar a causar la amputación de miembros inferiores en los casos más graves. Podrían desarrollar esta complicación hasta el 15% del total de los diabéticos a lo largo de su vida, es decir, alrededor de 300.000 personas en España. Así se ha puesto de manifiesto durante la “II Jornada UEM de Actualización en Pie Diabético’, celebrada en la Universidad Europea de Madrid.

“Entre el 40 y el 70% de las amputaciones que se llevan a cabo en España se realizan en pacientes diabéticos”, explica la profesora Ana Esther Levy, directora del Área Clínica de Podología de la Universidad Europea de Madrid y Responsable de Podología de la Unidad de Pie Diabético del Hospital Clínico San Carlos. En este punto, la profesora Levy destaca que la prevención puede reducir drásticamente el número de amputaciones causadas por esta complicación, que se inicia con la aparición de heridas y úlceras en los pies. En concreto, señala que “se puede reducir el 73% de las amputaciones de miembro inferior que se realizan a pacientes con pie diabético, es decir, en casi tres de cada cuatro casos”, según las conclusiones de un estudio realizado por el doctor Alfonso Calle Pascual, autoridad internacional en el estudio de la Diabetes y Responsable del Programa de Prevención de la Unidad del Hospital Clínico de Madrid.

Iniciativa experimental

Por todo ello, la profesora destaca la importante labor desarrollada por el Programa de Prevención de la Unidad de Pie Diabético de la Universidad Europea de Madrid y el Hospital Clínico San Carlos, una iniciativa experimental llevada a cabo en Madrid que consiste, por una parte, en educar al paciente con diabetes para que sepa detectar las lesiones a tiempo, realizar pruebas de diagnóstico precoz (neuropatía y enfermedad arterial) y, por otra, en facilitarle el tratamiento y cuidado podológico. “Esta iniciativa conjunta, iniciada en septiembre de 2007, es absolutamente pionera y debería extenderse a todos los hospitales a nivel nacional”, señala la profesora Levy, quien apunta además que, desde su puesta en marcha, se han atendido en dicha Unidad cerca de 3.500 procedimientos.

Según explica el profesor Javier Hernández Perdiguero, director del Departamento de Podología de la Universidad Europea de Madrid, “se trata de la primera colaboración de esta índole en España que tiene como rasgos diferenciales el hecho de que la atención sea prestada por parte de profesores y alumnos del propio Departamento de Podología, lo que implica que están específicamente formados en pie diabético, y la amplia experiencia del Hospital Clínico San Carlos, de prestigio internacional en este campo”.


De interés

Impacto económico. Desde un punto de vista económico, la prevención del Pié Diabético podría suponer un importante ahorro para el Sistema Nacional de Salud, ahorro que la profesora Levy cifra en 72.000 euros por cada 100.000 habitantes y año o, lo que es lo mismo, un total de 28 millones de euros en costes directos. A pesar de ello, nuestro sistema sanitario no cubre los cuidados podológicos del paciente diabético, al contrario de lo que sucede en países que, como Estados Unidos, llevan 50 años poniendo en práctica estrategias de prevención para reducir las complicaciones derivadas de la diabetes u otros, como Holanda y Reino Unido, en los que el podólogo es una prestación financiada en el sistema público de salud como un agente más para prevenir complicaciones.