Salud

El Consejo Interterritorial ha aprobado la actualización de la estrategia a seguir para reducir las cardiopatías isquémicas

26-X-09. Se trabajará en la promoción y protección de la salud, la asistencia, la rehabilitación y la investigación

El Pleno del Consejo Interterritorial ha aprobado las actualizaciones de las estrategias en cáncer y cardiopatía isquémica del Sistema Nacional de Salud (SNS). Estas estrategias, que se incluyen dentro del Plan de Calidad del SNS y son desarrolladas en colaboración con las Comunidades Autónomas, las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes, son las dos primeras que se revisan y actualizan una vez finalizada su primera evaluación, que se llevó a cabo el año pasado tras sus dos primeros años de funcionamiento.

En al ámbito de la cardiopatía isquémica, "la evaluación llevada a cabo el año pasado reflejó la consecución de algunos logros importantes en esta materia como la promulgación del real decreto sobre el uso de desfibriladores para posibilitar la atención en los primeros minutos del infarto, el alto grado de supervivencia de los pacientes sometidos a un trasplante cardíaco y el alto porcentaje de supervivencia de los pacientes sometidos a una angioplastia coronaria" comentan en nota de prensa.

Programas de seguimiento

"De cara a seguir mejorando en las actuaciones desarrolladas hasta el momento, la actualización de la estrategia se basa en varias líneas de trabajo, que incluyen la promoción y protección de la salud, la asistencia, la rehabilitación y la investigación" explican.

Según comentan "entre otros aspectos, la actualización de la estrategia impulsará los programas de seguimiento para personas con riesgo cardiovascular y se trabajará en la reducción de la demora de la asistencia sanitaria desde que se inician los primeros síntomas, proporcionando asistencia in situ con capacidad para desfibrilar en el menor tiempo posible".


A destacar

Actualizaciones de las estrategias en cardiopatía isquémica del Sistema Nacional de Salud, que son desarrolladas en colaboración con las Comunidades Autónomas, las sociedades científicas y las asociaciones de pacientes.

Se impulsará los programas de seguimiento para personas con riesgo cardiovascular y se trabajará en la reducción de la demora de la asistencia sanitaria.