Salud

Los ataques de corazón en las películas no representan la realidad

07-VIII-08. Según la entidad dedicada a prevenir las enfermedades cardíacas en el Reino Unido, los ataques al corazón que se representan en las películas y series de Hollywood pueden poner vidas en riesgo

La British Heart Foundation (BHF), entidad dedicada a prevenir las enfermedades cardíacas de la población en el Reino Unido, ha lanzado una advertencia sobre el modo en que los infartos y ataques cardíacos aparecen representados en series de televisión y películas, ya que pueden poner vidas en riesgo.

Concretamente, esta organización ha denunciado que en pantalla los ataques al corazón a menudo muestran al actor desplomándose y agarrándose fuertemente el pecho en una situación de extremo dolor. Sin embargo, en la realidad los síntomas de estas dolencias resultan más imperceptibles y difíciles de advertir.

Un estudio de la BHF encontró que una de cada cinco personas no conocen esos síntomas y aproximadamente cuatro de cada diez (el 38 por ciento) basaba su conocimiento en lo que habían visto en series de televisión y películas. "Necesitamos divulgar el mensaje de que los ataques al corazón representados en televisión no son lo que los pacientes experimentan en la realidad", explicó Betty McBride, directora de Comunicación de la BHF.

Los síntomas de un ataque cardíaco pueden abarcar desde dolor severo en el centro del pecho hasta simplemente un pequeño malestar en esa zona del cuerpo que simplemente hace que el paciente no se sienta bien. Ese dolor a menudo se convierte en pesadez o presión que puede también extenderse a brazos, espalda y cuello.

Con el objetivo de disipar los mitos sobre la representación 'hollywoodiense' del ataque al corazón, la BHF ha producido el film 'Watch your Own Heart Attack' (Observa tu propio ataque el corazón), que será emitido en la cadena ITV1 el próximo 10 de agosto.


Lo más destacado

Un estudio de la British Heart Foundation (BHF) encontró que una de cada cinco personas no conocen los síntomas y aproximadamente cuatro de cada diez (el 38 por ciento) basa su conocimiento en lo que habían visto en series de televisión y películas.