Salud

La medicina regenerativa lleva años funcionando en el Hospital Miguel Servet

26-II-10. Se manipulan células vivas para la implantación y obtención de materiales que sirvan para tratar lesiones de este campo

Regenerar huesos, cartílagos o ligamentos con las células del propio paciente es uno de los objetivos de la llamada Cirugía Biológica o medicina regenerativa que ya se pone en práctica desde hace años en algunas operaciones del Hospital de Traumatología del Miguel Servet. Se trata del desarrollo de la Biotecnología aplicada a la Cirugía Ortopédica y Traumatológica (COT), que consiste en la manipulación de células vivas para la implantación y obtención de materiales que sirvan para tratar lesiones de este campo.

Según informan en nota de prensa, se toman células madre del paciente, se cultivan y luego se implantan para que se regenere hueso, cartílago, ligamento o lo que se necesite para tratar la lesión. Así lo explica el doctor Antonio Herrera, jefe del servicio de Traumatología del Hospital Universitario Miguel Servet, y organizador del curso sobre Biotecnología y aplicaciones en COT que se celebra hoy viernes, 26 de febrero, en el salón de actos Muñoz y Fernández de este hospital.

Las células madre proceden de grasa o de médula ósea y son muy útiles para distintas aplicaciones que abarcan desde la consolidación de fracturas al tratamiento de casos de cirugía tumoral, sustituciones protésicas, cirugía de la columna o cirugía reparadora del hombro. Estas células las podemos aplicar directamente en ciertos casos derivados del aparato locomotor o podemos realizar cultivos y diferenciarlas hacia los tejidos que nosotros queremos conseguir como, por ejemplo, huesos, aclara el doctor Herrera.

Cultivos celulares de tejido cartilaginoso

En este curso, uno de los campos que se va a tratar, dentro de lo que se denomina cirugía regenerativa, es el de los cultivos celulares de tejido cartilaginoso. El Hospital Miguel Servet tiene una trayectoria de unos diez años en este ámbito y durante este tiempo y gracias a esta técnica se han tratado a unos 100 pacientes con resultados satisfactorios. Además se ha convertido en uno de los centros referentes en la materia.

El hospital tiene una amplia experiencia practicando el cultivo celular del cartílago del propio paciente. Cuando esas células se cultivan y se desarrollan en miles de células se pueden emplear para tratar -entre otras partes- la rodilla o el tobillo, concreta el doctor, que también es catedrático de la especialidad de Traumatología.

Uno de los aspectos más novedosos en esta cirugía son los biomateriales. Según Antonio Herrera "se trata de materiales, cerámicas, vidrios u otros procedentes del fosfato cálcico, que son compatibles con el organismo e inducen la regeneración de tejidos". "El hueso está formado por células y por estructura mineral y podemos servirnos de sustancias materiales que actúan como si fuesen andamios. Esa estructura luego es colonizada por las propias células óseas del cuerpo hasta que se crea un tejido", comenta Herrera.


Lo más destacado

Las células madre proceden de grasa o de médula ósea y son muy útiles para distintas aplicaciones que abarcan desde la consolidación de fracturas al tratamiento de casos de cirugía tumoral, sustituciones protésicas, cirugía de la columna o cirugía reparadora del hombro.

Se toman células madre del paciente, se cultivan y luego se implantan para que se regenere hueso, cartílago, ligamento o lo que se necesite para tratar la lesión.