Salud

Consumir carne cocinada a altas temperaturas puede aumentar la posibilidad de padecer cáncer de páncreas

24-IV-09. A la hora de cocinar en parillas y barbacoas se pueden generar carcinógenos que impregnan la carne y que es perjudicial para la salud, algo que no sucede cuando la carne se hornea o estofa. Los especialistas recomiendan pasar la carne por el microondas para reducir estas partículas

El consumo de carne cocinada a altas temperaturas, a modo del denominado “churrasco” puede aumentar el riesgo de cáncer pancreático, según un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota.

No es la primera vez que se escucha que no es bueno para la salud abusar de parrilladas, sin embargo en esta ocasión es un grupo de investigadores, dirigidos por Kristin Anderson los que señalan que “el descubrimiento está vinculado al consumo de las carnes hechas y muy hechas cocinadas fritas, en parrilla o barbacoa” y que “cocinas así puede generar carcinógenos que no se forman cuando la carne es horneada o estofada”.

Mayor riesgo

Durante nueve años se llevo a cabo el estudio en el que los investigadores identificaron 208 casos de cáncer pancreático. En el trabajo se descubrió que aquellas personas con el mayor consumo de carne cocinada a altas temperaturas tenían un 70% más de riesgo de padecer este tipo de cáncer que aquellos con el consumo más reducido.

Según el investigador Anderson “no podemos decir con absoluta certeza que el riesgo es mayor debido a los carcinógenos formados en la carne quemada. Sin embargo, aquellos que disfrutan de carne frita o a la barbacoa deberían de considerar reducir el fuego o cortar las porciones quemadas cuando terminan, cocinar la carne lo suficiente para matar las bacterias sin calcinarla”.

Además estos expertos recomiendan pasar por el microondas la carne así cocinada, porque los precursores de los componentes que causan el cáncer pueden reducirse.


Recuerde

El consumo de carne cocinada a altas temperaturas, a modo del denominado “churrasco” puede aumentar el riesgo de cáncer pancreático.

El descubrimiento está vinculado al consumo de las carnes hechas y muy hechas cocinadas fritas, en parrilla o barbacoa.

Las personas que consumían carne hecha de esta forma tenían un 70% más de riesgo de padecer este tipo de cáncer que aquellos con el consumo más reducido.

Pasar la carne por el microondas reduce los precursores de los componentes que causan cáncer